lunes, 15 de junio de 2015

Casa de citas / Vargas Llosa y las mujeres


Patricia Llosa, Vargas Llosa y Julia Urquidi

VARGAS LLOSA Y LAS MUJERES

Por Luis Alemany

París, 1960. Mario Vargas Llosa vivía con Julia Urquidi, la tía Julia, los bellos años de la pobreza. Habitaban en un hotel, el Wetter, hasta que Wanda, la prima de Mario, la sobrina de Julia, cayó por la ciudad y propuso que se fueran a vivir los tres juntos a la calle Grenelle. Allí, según se cuenta en 'Aquellos años del boom', de Xavi Ayén (RBA), el matrimonio pasó algún apuro por los devaneos del escritor. Julia, agraviada, vivió algunas semanas con una amiga, pero volvió al hogar. Y entonces llegó una carta de Lima que anunciaba la llegada a Francia de Patricia, la hermana de Wanda, aún adolescente. ¿Podían hacerle hueco? Julia no quiso pero cedió y se preparó para otra mudanza, hasta la calle Valadon, en el distrito Siete. Y ahí, cómo decirlo, la vida se fue deslizando. Un día, Julio Ramón Ribeyro se llevó a Patricia a un baile.Cuando volvieron a casa, Mario la riñó como se riñe a una hija ¿O a una amante? Ribeyro tomó nota de que algo raro pasaba. En junio de 1962, Wanda murió en un avión camino de Lima. En Perú, en pleno duelo, Mario le pidió a Julia que le dejara viajar solo a París. Después volvieron a convivir pero su matrimonio era una causa perdida. En 1964, de regreso a Lima para que Mario terminase 'La casa verde', el escritor le envió una carta a Julia en la que le confesaba que estaba enamorado de su prima. Llegó el divorcio, en el que Vargas Llosa cedió a Julia los derechos de 'La ciudad y los perros' y, un año después, la boda de los primos. Por esa época, Carlos Barral solía hacer una broma cuando algún amigo atribuía un romance al escritor: "No puede ser, si esa chica no es familia suya". García Márquez era más malvado: "La siguiente ya tiene que ser su hermana". 


Vargas Llosa / Isabel Preysler y el escribidor





No hay comentarios: