lunes, 7 de marzo de 2011

Carnaval de Barranquilla / Pintas y disfraces

Moñítos
Barranquilla, 2011
Fotografía de Triunfo Arciniegas

Triunfo Arciniegas
PINTAS Y DISFRACES

Podría decirse que el carnaval es el cambio de máscaras. El señor formal, el hombre que va todos los días a la oficina, que sostiene un hogar con sus sabidos altibajos, puede disfrazarse de mujer con la aprobación y regocijo de los otros. Sus gestos femeninos, sus frases atrevidas y hasta sus besos y sus abrazos no son escándalo para nadie. Al contrario, hacen parte de la fiesta y el regocijo de todos.

Otro se disfraza de tigre y disfruta de poderes felinos. A otro el disfraz de vampiro le concede derechos de sangre. Otro es un rey y disfruta de los aplausos y las venias durante breves días. Aquella otra es una negra descarada, con su enorme boca florida, sus piernas al aire y sus senos provocativos. Y aquella, una gata en celo. El recato y el pudor pueden guardarse en el baúl de la vida común y corriente. 

En fin, el asunto es asumir otro papel, que rompa con la vida cotidiana. Los disfraces, las máscaras, el licor y la música son parte esencial de la transformación. ¿Y por qué no la maizena, la harina, la espuma? Somos otros y hacemos otras cosas.

Ya volveremos a la vida de siempre y sus miserias.

Barranquilla, 7 de marzo de 2011



El decapitado
Barranquilla, 2011
Fotografía de Triunfo Arciniegas

El pequeño Congo
Barranquilla, 2011
Fotografía de Triunfo Arciniegas

Danzante de Son de Negros
Barranquilla, 2011
Fotografía de Triunfo Arciniegas

La Muerte te señala
Barranquilla, 2001
Fotografía de Triunfo Arciniegas
Medusa la Bella
Barranquilla, 2011
Fotografía de Triunfo Arciniegas

La telaraña
Barranquilla, 2011
Fotografía de Triunfo Arciniegas
El hombre pájaro
Barranquilla, 2011
Fotografía de Triunfo Arciniegas

Javier Cáceres
El Rey Momo
Barranquilla, 2011
Fotografía de Triunfo Arciniegas

Triunfo con gatita
Barranquilla, 2011