lunes, 11 de abril de 2011

Amantes


Triunfo Arciniegas
AMANTES

El hombre y la mujer, enloquecidos, se devoraron en la oscuridad. Poco antes del mediodía, distraída y sin prisa, la camarera corrió las cortinas, recogió las prendas desparramadas por el cuarto y las depositó en el bote de los desperdicios. Luego cambió las sábanas.


Triunfo Arciniegas
Noticias de la niebla
Ediciones Gato Negro

                     

2 comentarios:

Martha Isabel dijo...

Devorar, desesperadamente, delicioso...

ANGELICA MARIA GUERRERO dijo...

Quizá fueron condenados a amarse sólo con palabras