domingo, 20 de enero de 2019

Casa de citas / Sam Savage / Capas de libros



Sam Savage
CAPAS DE LIBROS

Tengo la sensación, seguramente errónea, pero creo que en mi cabeza tengo los libros en capas: uno encima de otros, sólo tengo que escribirlos y necesito quitar los que están encima para realmente llegar al buen libro que sé que hay allí en el fondo. Tengo que escribir estos para dar con él. ¡Ya están escritos, sólo tengo que quitarlos de en medio! Ya están concebidos en mi cabeza. Como las ciudades de Troya que estaban unas encima de otras.

Casa de citas / Sam Savage / No hablo de mis libros




Sam Savage
NO HABLO DE MIS LIBROS

No hablo de mis libros. Simplemente trabajo sin un plan. Incluso concibo las historias sin saber cómo van a acabar, sin pensarlas demasiado, fluyen. Necesito el proceso de escritura físico para poder desarrollar el argumento, porque si anticipo mentalmente lo que va a suceder tengo miedo de tirar por un camino inapropiado a la hora de escribir. ¡Y como no tengo plan no tengo plot!

sábado, 19 de enero de 2019

Casa de citas / Sam Savage / Detalles II

Sam Savage

Sam Savage
DETALLES II

Todo está en los detalles. Alguien muy bueno podría escribir una novela sin salir de esta habitación. Pero parece que en los últimos años se ha impuesto, al menos en Estados Unidos, que un libro importante debe tener acontecimientos trascendentales, guerras o asesinatos. Sin embargo, lo que hace importante una novela no son sus acontecimientos necesariamente, los detalles son clave. Hay grandes novelas en la historia sin un evento detrás. Pero hoy todo el mundo quiere escribir la gran obra del Holocausto o que defina el mundo.


Sam Savage / Lo que hace importante una novela no son sus acontecimientos


Casa de citas / Sam Savage / Detalles I



Sam Savage
DETALLES I

La gente se aburre porque no se fija en los detalles.

Sam Savage, El lamento del perezoso

Sam Savage / Lo que hace importante una novela no son sus acontecimientos


viernes, 18 de enero de 2019

Triunfo Arciniegas / Diario / Muleteando




Triunfo Arciniegas
MULETEANDO

16 de enero de 2019

Dos meses después del accidente y con los mismos ochenta kilos, más los 23 gramos del alma. No ha sido fácil.

La foto me hace acordar del título de una novela que no se ha vuelto a editar: La soledad del corredor de fondo. Aunque más razonable sería decir La tortuga en el país de los conejos.

Al fondo, a la izquierda y como cosa rara, un remate paisa: están en todas partes. Como el fútbol y la música vallenata, qué horror. A la derecha, en primer plano, unos adornos navideños, algo trasnochados a estas alturas. El muñeco parece un ahorcado, vivo retrato del lento e interminable enero.

Es jodido muletear: los huecos y la humedad, la altura y los desniveles de las aceras, la prisa de los conductores y el descuido de la gente en general.

La ciudad no es para viejos ni paralíticos. O como dicen ahora, discapacitados. La ciudad es para vivir de prisa y casi sin pensar, un caos de gente y máquinas. Todo mundo corre. O uno va a su frenético ritmo o se aparta.

Pelea o muere, como publicidad cinematográfica. Es la sentencia.


miércoles, 16 de enero de 2019

Casa de citas / Juan Cruz / Mexicanismo



Juan Cruz
MEXICANISMO

Guillermo Cabrera Infante incluye un mexicanismo precioso en Tres tristes tigres: “Prohibido a los materialistas estacionarse en lo absoluto”.

Juan Cruz / Mándeme al plomero




martes, 15 de enero de 2019

Casa de citas / James Salter / Las personas que no leen




James Salter
LAS PERSONAS QUE NO LEEN

Nunca he llegado a tener afinidad ni a sentirme realmente cómodo con personas que no leen o que nunca han leído. Para mí es un requisito esencial. De lo contrario echo en falta algo, amplitud de miras, noción de la historia, una sintonía compartida. Los libros son contraseñas.

James Salter
El arte de la ficción
Barcelona, Salamandra, 2018, pp. 20-21



lunes, 14 de enero de 2019

Casa de citas / James Salter / Leo por el placer de leer





James Salter
LEO POR EL PLACER DE LEER

Leo por el placer de leer. Ya no tengo ni siento ninguna obligación de leer nada, aunque hay ciertos libros que me gustaría leer antes de morir, por razones difíciles de expresar. Si no, de alguna manera me sentiría incompleto, no del todo preparado. Me gustaría leer Las hermanas Makioka, de Junichiro Tanizaki. Quiero leer la Trilogía transilvana, de Miklós Bánffy, y Los sonámbulos, de Hermann Broch. Me veo leyendo al final como Edmund Wilson, que poco antes de morir aprendía hebreo con botellas de oxígeno al pie de la cama.

James Salter
El arte de la ficción
Barcelona, Salamandra, 2018, p. 20



domingo, 13 de enero de 2019

Triunfo Arciniegas / Diario / El arte de la ficción

Foto de Triunfo Arciniegas


Triunfo Arciniegas
El arte de la ficción
13 de enero de 2019


Despunto el año con un maravilloso libro de James Salter, El arte de la ficción. Tres magistrales conferencias que el maestro leyó en la Universidad de Virginia, en 2014, cuando ya tenía ochenta y nueve años y acababa de obtener el reconocimiento público que se merecía desde décadas atrás. Salter nos habla de su escritura, por supuesto, pero sobre todo de sus lecturas. Nos revela sus secretos. Y lo hace con gracia y humildad. Dice Antonio Muñoz Molina, en un  precioso prólogo: "Se distingue a un verdadero maestro en que carece de arrogancia. Muestra la incertidumbre y el deleite de ir aprendiendo, no la soberbia de saber".

A continuación, algunas citas.

“Ser escritor es estar condenado a corregir."

“Toda historia, como dijo Flaherty, es el tema del lugar donde transcurre.”

“Creo que enseñar a escribir se parece a enseñar a bailar.”

“Todo lo que no está escrito desaparece, salvo por ciertos momentos que perduran, ciertas personas, días concretos. Los animales mueren, la casa se vende, los hijos son mayores, incluso la propia pareja se ha desvanecido, y aun así queda el poema.”

“Me he resignado a la certeza de que lo que escriba me decepcionará.”

“Leo por el placer de leer. Ya no tengo ni siento ninguna obligación de leer nada, aunque hay ciertos libros que me gustaría leer antes de morir, por razones difíciles de expresar.”

En Facebook, hace un rato, subí la noticia sobre el libro de Salter en el lugar equivocado. Aclaré de inmediato que estoy vendiendo mi ejemplar. Me pasó lo mismo con la cama hace unos días. Tendí la cama y acomodé en las almohadas  el manuscrito de Dulce animal de compañía, encendí las lámparas y tomé la foto. Pero la subí en la sección de ventas. Tan fácil que es meter la pata en el ciberespacio. Los lectores van a pensar que estoy en bancarrota. Por supuesto, quiero conservar El arte de la ficción para seguir leyéndolo y subrayándolo. Una y otra vez. Les aconsejo que lo compren tan pronto lo vean. Es más, ni siquiera lo vean: compren este libro a ojo cerrado.

viernes, 11 de enero de 2019

Triunfo Arciniegas en Punto y Letra, Canal Catorce de Tv Abierta, México



Triunfo Arciniegas en Punto y Letra, Canal Catorce de Tv Abierta, México

En el programa Punto y letra, dirigido por Nacho Casas. Canal catorce de tv abierta. Hoy viernes once a las 10.15 y 17.30 y el sábado a las 07.35 horas, Mónique Zepeda Sein y Triunfo Arciniegas.

Mónica Zepeda es conferencista en temas de promoción a la lectura y literatura infantil. Ganadora del Premio Barco de Vapor-Conaculta en 2000 y 2005. Sus libros Tigre callado y Kassunguilá fueron seleccionados para la exposición White Raven, en 2009.

De izquierda a derecha: Mónica Zepeda, Nacho Casas y Triunfo Arciniegas


Triunfo Arciniegas, escritor colombiano, nacido en Málaga. Magíster en Literatura y Especialista en Traducción. Antes maestro de herrería, zapatero, portero de discoteca, expendedor de una estación de gasolina, librero de fin de semana, maestro de escuela y profesor universitario, ahora se dedica a la escritura, la fotografía, la pintura y otras delicias. Obtuvo el VII Premio Enka de Literatura Infantil en 1989 con Las batallas de Rosalino, el Premio Comfamiliar del Atlántico en 1991 con Caperucita Roja y otras historias perversas, el Premio Nacional de Literatura de Colcultura en 1993 con La muchacha de Transilvania, el Premio Nacional de Dramaturgia para la Niñez en 1998 con Torcuato es un león viejo, el Premio de Literatura Infantil Parker en 2003 con La negra y el diablo y el Premio Nacional de Cuento Jorge Gaitán Durán en 2007 con Mujeres muertas de amor. Autor recomendado por el Banco del Libro de Venezuela. Además, White Ravens 2014 por El niño gato. Premio Fundación Cuatro Gatos 2014 y Lista de honor IBBY 2016 por Letras robadas. Nominado al Premio Hans Christian Andersen 2018.



jueves, 10 de enero de 2019

Triunfo Arciniegas / Diario / Palabras que no existen




Triunfo Arciniegas
PALABRAS QUE NO EXISTEN
10 de enero de 2019


Estoy corrigiendo las pruebas de Dulce animal de compañía. Adriana Martínez, la editora, señaló dos palabras: "encartonado" y "acoteje". Las busqué en el diccionario y resulta que no existen. Dice Oviedo el Oscuro, en la novela, refiriéndose a un militar de baja estatura: "Todo chiquito es encartonado". Adriana pregunta si quiero decir "acartonado". Quiero decir "picado", pero no necesito consultar este término para saber que no figura en el diccionario. Me decido por "Todo chiquito es alebrestado". Me da por consultar a doña María Moliner y nada. A la Real Academia, y tampoco. Al final, vencido, escribo: "Todo chiquito es malcriado". No me gusta el cambio. Se ha perdido completamente el sentido original. Existía la opción de suprimir la frase, pero no fue posible por cuestión de ritmo, porque el párrafo entonces trastabillaba.

Ahora resulta que el verbo acotejar tampoco existe. Lo reemplacé por acomodar, que se le parece mucho. La frase quedó así: "Y que el hombre le acomode su duendecito". Una frase difícil de entender sin el contexto. Al hombre en cuestión le dicen el Duende, un bandido, el jefe de los asaltantes del páramo. Así se entiende que el duendecito, por supuesto, es un hijo.





miércoles, 9 de enero de 2019

Triunfo Arciniegas / Diario / Festejo del olvido




Triunfo Arciniegas
FESTEJO DEL OLVIDO
8 de enero de 2019

Desde hace tres días estoy tratando de acordarme del nombre de una mujer que quise mucho.




martes, 8 de enero de 2019

Casa de citas / Manuel Vilas / El dolor



Manuel Rivas
EL DOLOR

Ojalá pudiera medirse el dolor humano con números claros y no con palabras inciertas. Ojalá hubiera una forma de saber cuánto hemos sufrido, y que el dolor tuviera materia y medición. Todo hombre acaba un día u otro enfrentándose a la ingravidez de su paso por el mundo. Hay seres humanos que pueden soportarlo, yo nunca lo soportaré. 

Nunca lo soporté.




lunes, 7 de enero de 2019

Casa de citas / Manuel Vilas / La verdad y el dolor


Manuel Vilas


Manuel Vilas
LA VERDAD Y EL DOLOR

Se suele decir que a la literatura y al lector les traen sin cuidado que lo que se narra en una novela sea verdad o no, pero yo creo que sí que importa. Porque el temblor de la confesión sigue conservando ese lujo ancestral de la verdad, o del teatro de la verdad. La verdad y el dolor acaban siendo lo mismo en las narraciones impúdicas.

Manuel Vilas / Los años del destape literario