jueves, 6 de mayo de 2021

Alejandra Arciniegas / Trespiés / Cosa de locos



Alejandra Arciniegas

TRESPIÉS

Cosa de locos

 

https://www.youtube.com/watch?v=UOLKUiGmK2k


¿Alguna vez les han dicho que emprender es cosa de locos? Que mejor quedarse con el empleo actual, en caso de que lo haya, o buscarse uno más estable; que la situación no está fácil para empezar un negocio, que no se compliquen la vida, ¡que para qué le buscan tres pies al gato!

Es precisamente a partir de esa inquietud que nace este emprendimiento. Mi nombre es Lilí Alejandra. Nací en Pamplona, (Norte de Santander, Colombia) y desde muy pequeña los cuadernos fueron mi compañía: podía pasar horas rayando, dibujando, escribiendo… como hasta ahora.

Siempre admiré el libro como objeto: ese valioso portador de historias, aventuras y conocimiento. Los cuadernos suelen deteriorarse con mayor facilidad, y cuando no terminan arrumados en cajas, se van a la basura, muchas veces con recuerdos que hubiésemos querido atesorar. Entonces, ¿por qué no convertirlos en libros especiales para recoger nuestras propias historias? Libros dignos de conservar, agradables de llenar y perfectos para regalar. Libros hechos a la medida.

A lo largo de cinco años hemos explorado tres líneas: pintado a mano, bordado geométrico e impresión personalizada. Ofrecemos distintas técnicas de encuadernación. Hacemos libros para dibujar, colorear y tomar apuntes. También, diversas opciones para organizar el día a día. Desde el formato más pequeño a la bitácora más grande, llevamos un proceso de cocreación. Tomamos en cuenta las ideas del cliente y llegamos juntos a un resultado satisfactorio. Esto garantiza que vuelvan y además, nos recomienden.

La vida es un constante experimentar, y así ha sido el camino de Trespiés. Claro que emprender es cosa de locos, no cualquiera se le mide, pero se convierte en un estilo de vida. Elijo todos los días trabajar en mi negocio y crecer a mi propio ritmo. Me llena de mucha emoción saber que no soy la única, y que entre todos nos podemos dar una mano. Son tiempos difíciles, pero somos gente creativa y capaz. Por eso, dondequiera que estén, ¡los invito a comprar local! Tenemos el poder de transformar nuestro entorno.


miércoles, 5 de mayo de 2021

Casa de citas / Tracey Emin / Las palabras



TRACEY EMIN

Tracey Emin
LAS PALABRAS


Las palabras dieron vueltas y vueltas y vueltas en mi mente y mi cuerpo, hasta que supe que ya no eran mis palabras, sino algo que había sido grabado en mi corazón. Y ahora mi alma estaba llorando.

 


Tracey Emin
THE WORDS


The words went round and round and round in my mind and my body, until I knew they were no longer my words but something that had been carved into my heart. And now my soul was crying.



martes, 4 de mayo de 2021

Casa de citas / Tracey Emin / Sexo

Tracey Emin


Tracey Emin

SEXO

Cuando pienso en el sexo, me doy cuenta de lo sola que me siento.


Tracey Emin


TRACEY EMIN

SEX

When I think about sex it makes me realise how alone I feel.



lunes, 3 de mayo de 2021

Tracey Emin y la cama deshecha


My bed, 1998
Tracey Emin


UN CUADRO AL DÍA

Tracey Emin y la cama deshecha


Los museos han cerrado sus puertas, pero la contemplación del arte sigue abierta. Cada día, recordamos la historia de una obra que visitamos a distancia. Hoy: ‘My Bed", de la polémica artista británica
Peio H. Riaño
29 de marzo de 2020

Esta cama es la quintaesencia de todo lo que odian los odiadores premium del arte contemporáneo. Les molesta que no sea un producto de la imaginación de su creadora, Tracey Emin, a la que ni siquiera le ha importado hacer algo bonito. De hecho, no soportan que sea tan fea como la vida misma, porque también odian fuerte cualquier tipo de arte que no sea una perfecta ilusión que los aparte de la cruda realidad y de sus fútiles vidas. No entienden cómo una artista puede considerarse tal cosa si no trabaja para complacerles y que, en lugar de entretenerlos, los incomoden, ¡los molesten! Les mortifica que el arte se haya convertido en un acontecimiento similar a los que se producen en la calle y ya no sean capaces de distinguir claramente entre lo que es una cosa y otra. No aguantan tampoco que el espectador tenga que aportar algo más que su contemplación y cumplan con lo que dijo Duchamp –el gran culpable y referente de esta –, que el espectador convierte el arte groseramente personal en un arte intelectual y socialmente refinado. Rabian porque no reúna la espiritualidad y la humanidad de los cuadros de los viejos maestros, porque no les importe la trascendencia o no tengan un propósito claro. Gritan contra esto de que solo hablen de sí mismos. Peor aún: que sea una mujer y que hable de ella, y se atreva a airear las miserias de una vida que exprime hasta las últimas consecuencias de la libertad, en la que no faltan violaciones, abortos, borracheras y mucho sexo. Intolerable.

En aquella Sensation, mítica exposición celebrada en 1997 en la Royal Academy of Arts de Londres, junto a los desnudos de Jenny Saville, otra de las jóvenes artistas británicas que salieron a reclamar la nueva era fue Tracey Emin, que plantó una tienda de campaña con los nombres de todos los hombres con los que se había acostado entre 1963 y 1995 bordados en sus laterales. Después de aquello llegó My Bed (1998), finalista del premio Turner en 1999, que sería vendida por 3,2 millones de euros en una subasta en 2014. El publicista y mecenas Charles Saatchi la había comprado 14 años antes por 188.000 euros y cuentan que la exhibía en el salón de su casa. El nuevo dueño, el empresario y coleccionista alemán Christian Duerckheim, ha depositado la obra de arte en la Tate Modern de Londres hasta 2025. Y allí es donde se pudo contemplar, hasta hace unos meses, precedida por cuadros de Francis Bacon y formando parte de 700 años de arte británico, porque es imposible entender su trabajo desligado de su biografía, como es imposible no entender que su biografía trata temas universales como el amor, la muerte, el dolor o el deseo.

El tiempo corre y la cama es cada vez más universal y menos particular. Y si no fuera por este confinamiento que nos hace ver en todo una referencia al encierro y caos, seguiríamos husmeando en los detalles: sábanas revueltas, ropa interior, preservativos usados, botella de vodka (vacía), pantuflas, ceniceros abarrotados por cigarrillos, un test de embarazo y esa dichosa moqueta azul a los pies de la cama. Objetos secundarios, el rastro que ha dejado lo que falta. Todo hace referencia al verdadero protagonista de la instalación (excepcionalmente, no hablamos de un cuadro), que no es la cama, sino el cuerpo que no está. La huella de la mujer que se acaba de levantar de una resaca mortal y toma conciencia de su estado. Esa cama es un sudario de la Pasión contemporánea, una sábana Santa del cuerpo de una mujer que es acosada y acusada por los medios y la crítica de obsesa sexual, exhibicionista emocional y chamarilera de sus traumas juveniles. Esa cama y lo que uno no ve en ella es un puñetazo al patriarcado.

EL PAÍS




domingo, 2 de mayo de 2021

Casa de citas / Tracey Emin / Estoy enamorada




Tracey Emin

ESTOY ENAMORADA

“Me suena el móvil. Es David Bowie, que viene en su jet privado, ¿hace falta que se pase a buscar a alguien? Me llaman de la Tate Gallery: me han vuelto a nominar al premio Turner, cuya dotación han subido a las cien mil libras. Rechazo la nominación, no porque no me interese sino porque no estoy de humor para gestionar el tema. En todo caso, Nick Serota se pone para desearme feliz cumpleaños.

Me llega un fax de la discográfica Rough Trade. El nuevo single de Pulp, «Tracey A Girl From Margate», ha entrado directamente al número uno de las listas.Llama Sarah Lucas: Virgin Airlines ha fletado un avión especial para traer a todos. Me dice que se ha producido un retraso porque Mat Collishaw ha perdido el pasaporte, pero que ya está de camino. Llegarán a las seis. Y mi nueva novela, Alma loca y jodida, ha sido prohibida en todas las librerías del Reino Unido. Sarah quería comprar un ejemplar en el aeropuerto. Cuelgo. Y me duermo mientras me llega el sonido de los helicópteros que vuelan por encima de mi cabeza.

Estoy en una enorme cama doble y los relojes dan las doce. Puede que el mundo esté lanzando vítores, pero no los oigo.

Tengo la cara hundida con firmeza en la almohada y él me está follando. El año, el momento, la fecha: todo eso da igual. Sólo lo quiero a él, muy dentro de mí, más dentro, por siempre jamás.

Estoy enamorada.

Tracey Emin / Autorretrato sin miedo

Tracey Emin / Strangeland




sábado, 1 de mayo de 2021

Alvaro Pineda-Botero / Susan Sontag sobre García Márquez

 

Susan Sontag, 1975
Fotografía de Peter Hujar


Alvaro Pineda-Botero
Susan Sontag sobre García Márquez

Al final de la biografía de Sontag (de Benjamin Moser, publicada el año pasado) hay unos párrafos sobre la visita que la escritora hizo a la Feria del Libro de Bogotá en 2003. La acompañó Juan Cruz, su editor para la lengua española. Tenía la idea de que iba a ser entrevistada, o que, simplemente, iba a participar con otros autores en “un conversatorio”. Los organizadores, sin embargo, la tenían destinada para una conferencia magistral. Lo supo la noche anterior y no tenía un texto preparado. Al iniciar su presentación ante un enorme auditorio con más de mil asistentes, dijo: “Voy a denunciar a Gabriel García Márquez por apoyar a Castro”.

Moser explica que se trataba de un acto de provocación. García Márquez es uno de los escritores más reconocidos del mundo. Premio Nobel y uno de los íconos culturales de los colombianos. Pero en los sesentas, muchos escritores le dieron la espalda a Castro, a pesar de simpatizar con la Revolución Cubana, por la ola de sangre y represión en que sumió a su pueblo. García Marquez fue uno de los pocos que lo apoyaban, con lo cual le lavaba el rostro al dictador.

Por los días de la Feria, el gobierno cubano sentenciaba a prisión a setenta y ocho disidentes, a condenas hasta de veinticinco años, por delitos como “poseer una grabadora Sony”. Poco antes había condenado a tres cubanos que trataban de escapar a Miami en un bote. Ante la enorme multitud de colombianos que la escuchaban, Sontag dijo: “Sé que García Marquez es admirado y sus libros tienen gran aceptación. Es un gran escritor y yo lo aprecio. Pero no podemos perdonarle su silencio respecto de lo que todavía está sucediendo en Cuba”.

El auditorio no se sintió ofendido. Por el contrario, reaccionó con una ovación. En una entrevista poco después al periódico El Tiempo, García Márquez se vio obligado a responder. Dijo: “no sabría calcular a cuántos prisioneros, disidentes, conspiradores les he ayudado, en silencio, a escapar de la cárcel o a emigrar de Cuba en los últimos 20 años”. La reacción de Sontag al conocer la respuesta, fue: “¿Ese es el régimen que usted defiende? Un régimen al qué hay que ayudarle a la gente a escapar?”


viernes, 30 de abril de 2021

Triunfo Arciniegas / Diario / Pesadillas

 




Triunfo Arciniegas
PESADILLAS
14 de abril de 2021

Hace más de diez años renuncié al magisterio y todavía tengo pesadillas. Anoche soñé que era profesor y no encontraba una sola camisa limpia. Había extraviado el cuaderno donde anoté el horario. No sabía con qué grupo debía trabajar ni qué tema trataría. No sólo me enfrentaría a las fieras en un salón sino que pasaría por la penosa circunstancia de encontrarme con otros profesores. Otros tal vez con las mismas pesadillas.



miércoles, 28 de abril de 2021

Casa de citas / Antonio Caballero / Las sonoras palabras de Gustavo Petro

Petro, el incendiario


Antonio Caballero
LAS SONORAS PALABRAS DE GUSTAVO PETRO

Y qué hábil titulador, eso sí. "Colombia Humana" es el nombre de su grupo, o de su coalición del impresionantemente llamado "Pacto Histórico", con mayúsculas. ¿Y quién se va a atrever a estar públicamente en desacuerdo con la Humanidad? ¿O con la Historia? Y la suya no es política de izquierda ni de derecha, que según él ya no existen, sino "de la vida contra la muerte". ¿Y quién va a estar en favor de la muerte? Ni siquiera lo han estado abiertamente, públicamente, los dos más hábiles utilizadores de la muerte para la política del siglo veinte, Adolfo Hitler desde la derecha y José Stalin desde la izquierda.

Yo mismo estoy de acuerdo con los abrumadores y solemnes títulos que les pone Gustavo Petro a sus propuestas políticas: Humanidad, Historia, Vida contra la Muerte. Pero no se los creo. Creo que son solamente el disfraz de sus ambiciones personales. Ya lo he escrito varias veces: Petro es un mentiroso.

Creo que con sus sonoras palabras no solo engaña a personas inteligentes pero ingenuas y novatas en política como Margarita Rosa de Francisco, sino también a otras más veteranas, como Gustavo Bolívar, su compañero de pesca. Creo, en suma, que Petro no sólo tiene la voz, sino que también tiene el mitológico cuerpo de las sirenas: mitad mujer cantora, mitad huidizo pez resbaloso. Por eso lo llamé "sirena" en el artículo en que, hace un par de meses, critiqué sus obscenos, en mi opinión, cantos electorales hacia la bella Margarita Rosa de Francisco.


martes, 27 de abril de 2021

Triunfo Arciniegas / Diario / El olvido que seremos

 

Triunfo Arciniegas
EL OLVIDO QUE SEREMOS
(Solo para animar a los indecisos)
27 de abril de 2021

Si usted se encuentra sano pero muy deseoso de contagiarse de coronavirus, súmese a la marcha. Es gratis. Las calles son suyas. Grite. Arrójese al abismo. Oportunidades así no se presentan todos los días. Aproveche ahora porque la próxima, con la incomodidad del respirador y la bombona de oxigeno, tal vez no pueda hacerlo. O desde el más allá, menos. Tampoco importa. Con tanta gente, en la próxima marcha nadie notará su ausencia. Pronto será parte del olvido.









lunes, 26 de abril de 2021

Casa de citas / Antonio Caballero / El politiquero y la actriz




Antonio Caballero

EL POLITIQUERO Y LA ACTRIZ


No importa mucho lo que recite Margarita Rosa, para eso es una actriz, sobre el ‘Pacto Histórico’, así denominado por Gustavo Petro, excandidato y precandidato a la presidencia de Colombia, y, en tanto que tal, politiquero profesional. Margarita es muy bella y tiene muy buena voz, y además es famosa, con lo cual es un gran gancho, un buen anzuelo para futuros votantes -pues de eso se trata- de la "Colombia Humana" de Petro. Y se ha dejado captar por lo que yo hace un par de meses llamaba las engañosas "voces de sirena" de Gustavo Petro y de su colega senador, y guionista de televisión, Gustavo Bolívar. Pero está vendiendo a un farsante y a una farsa.

El "Pacto Histórico" de Petro, que suena estruendosamente revolucionario, es simplemente un revoltijo politiquero y electorero: una mezcolanza de lo que queda del Polo Democrático, el Mais indígena, los restos de la Unión Patriótica, y la Colombia Humana de Petro. Más un par de saltimbanquis oportunistas, Roy Barrera y Armando Benedetti, tránsfugas de cuatro o cinco partidos distintos, tanto de derecha como de izquierda.





domingo, 25 de abril de 2021

Poemas como heridas / Lucía Rivadeneyra / Rescoldos





Lucía Rivadeneyra
RESCOLDOS

nada
no hay nada
como llevar rescoldos
de tu amor
entre mis muslos
y sentir el viento
mientras camino
pegajosa
por las calles
de Coyoacán

 

sábado, 24 de abril de 2021

Casa de citas / Natalia Ginzburg / Una mirada que dice adiós a un mundo

 




Natalia Ginzburg

Una mirada que dice adiós a un mundo amado 

Poco a poco desaparecieron de sus libros los paisajes verdes y frondosos, las nieves relumbrantes, la intensa luz del día. En su escritura surgió una luz diferente, una luz ya no radiante sino blanca, no fría sino totalmente desierta. La ironía permaneció, pero imperceptible y ya no feliz de existir, blanca y deshabitada como la luna.

En ese magnífico libro que es Las ciudades invisibles, a mi parecer el más bello de sus libros, esta transformación ya se ha producido. El mundo está ahí, radiante, multiforme, abigarrado y recargado, e intacto en su esplendor, pero es como si la mirada que lo indaga, lo criba y lo contempla fuera consciente de estarlo abandonado para siempre. A partir de ahora, esa mirada se posará en otros lugares, ya no en las inmensidades luminosas del cielo y el mar ni en la maraña de las variadas vicisitudes humanas. A partir de ahora, esa inmensidad la buscará en otra parte, en los capullos de los insectos o en las grietas de las rocas: “En las hendiduras, en los abismos, en las vorágines de nuestro espíritu”. En las “ciudades invisibles” se ha condensado el dolor de la memoria. En todas las demás obras de Calvino, la memoria no aparece, o mejor dicho, cuando aparece, nunca es dolorosa. Aquí, en las “ciudades invisibles”, no soñadas sino recordadas, reina la memoria dolorosa de un tiempo que nunca volverá. Sobre las ciudades, altísimas bajo el cielo, hormigueantes y resplandecientes, abundantes en humanos errores, rebosantes de mercancías y alimentos, llenas de comercios ilícitos, dominio de ratones y de golondrinas, desciende el crepúsculo. La mirada que lo saluda es una mirada que dice adiós a un mundo amado, observándolo desde una nave que se aleja.


Natalia Ginzburg
El sol y la luna